Miel

La miel debe ser la invitada de lujo en nuestra mesa, ya que puede reemplazar con seguridad al azúcar en la mayor parte de las recetas.

Cambiar el consumo de azúcar por la miel es la decisión más sabia para bien de nuestra salud ya que, como dije en otro capítulo del libro, la miel entra en el torrente sanguíneo en 15 minutos y no necesita ser metabolizada por el organismo. La miel tiene la ventaja de que no produce mala digestión, inflamación o flatulencia como lo hace el azúcar, que dura de tres a cuatro horas en ser metabolizada por nuestro organismo.

Cuando incorporamos la miel en las recetas de cocina, no sólo aumentamos el sabor, sino que ayudamos a que nuestra salud sea mejor.
Además, los pasteles hechos con miel mantienen más tiempo la humedad, y salen del horno más suaves y esponjados. Hay que tener en cuenta que al hacer un pastel, la cantidad necesaria de miel será sólo las tres cuartas partes de la que necesitaría de azúcar. Algunos excelentes cocineros dicen que si el edulcorante es miel, sólo se necesitará la mitad que otros casos para que el pastel no sea pesado o con el sabor muy fuerte. Asimismo, la leche o cualquier otro líquido podrán reducirse una quinta parte por cada cucharada cafetera de miel que se use.

Considere estas medidas para sus recetas: una cucharada de té con miel pesa aproximadamente 30 gramos; una taza de miel pesa 350 gramos; medio kilo de miel equivale a una taza y un tercio. Si utilizamos mucha miel, comprobaremos que es más económica y conveniente comprarla en latas de seis kilos o más. Aproveche la temporada de la cosecha de otoño para tener su miel de todo el año.

Propiedades Terapéuticas de la miel

La miel tiene el poder de suministrar al organismo energía rápida, y esta propiedad ha sido reconocida desde hace miles de años.

Los emplastos de miel, colocados sobre quemaduras y heridas, proporcionan un rápido alivio del dolor y la picazón. Los efectos germicidas de la miel se atribuyen a su capacidad de absorber el agua (higroscópica). Las bacterias atrapadas por ella perecen por falta de humedad. Su poder bactericida se ve incrementado por el hecho de ser de reacción ácida y contener potasio, lo que la convierte en un medio desfavorable para el crecimiento de las bacterias.

En numerosos experimentos se ha comprobado que al colocar diversos gérmenes o bacterias en miel pura, mueren en poco tiempo. A la miel se le atribuyen propiedades terapéuticas debido a que los ácidos que contiene cumplen dos funciones: dar el contraste de sabor y preservarla del ataque de microorganismos. Los ácidos de la miel son: acético, butírico, cítrico, fórmico, glucónico, entre otros. De sus propiedades pueden contarse las nutritivas, biológicas y terapéuticas.

La miel es un carbohidrato de alto valor energético (3,3 cal/g) rico en azúcares, ácidos naturales, minerales, proteínas y aminoácidos, enzimas y otras sustancias que se incorporan al torrente sanguíneo en 15 minutos. El azúcar demora dos a cuatro horas en ser metabolizado para convertir la sacarosa en formas digeribles más simples. Además, a diferencia de otros azúcares, la miel no produce caries dental (Moisés Asís. Apiterapia para todos).

La miel contiene una cantidad de enzimas, catalizadores biológicos, minerales, que la convierten en un alimento de primer orden. La miel ejerce una importante acción dinamógena: estimula a los inapetentes sin variar el apetito normal de las personas; facilita la asimilación y digestión de otros alimentos; supera al azúcar corriente en su influencia positiva en la asimilación del calcio en los niños y la retención del manganeso; tiene propiedades laxantes, sedantes, antitóxicas, antisépticas, antianémicas, febrífugas (baja la fiebre) y emolientes.

Tipos de miel

¿Cómo consumir la miel?

Es muy importante que la miel no se caliente, ya que el calentamiento perjudica las delicadas enzimas que ésta contiene. Si una miel permanece líquida por mucho tiempo, significa que ha sido calentada o adulterada. Debemos acostumbrarnos a consumirla virgen, aunque cristalice, ya que la cristalización es un sinónimo de pureza. De esta forma, aprovechamos al máximo todas sus cualidades alimenticias y terapéuticas, con la ventaja de que la miel sin procesar y sin filtrar contiene pequeños trozos de polen, que son proteína pura, los cuales nos ayudan con los problemas respiratorios. Este sano alimento que nos aportan las abejas tiene un alto valor energético, ya que posee 322 calorías por cada 100 gramos, con la ventaja de ser de fácil digestión. Como dieta habitual está especialmente indicada en ancianos, niños, convalecientes y atletas, ya que se trata de un alimento energético más digerible y aromático que el azúcar. A la fecha se han descubierto en la miel más de 180 sustancias beneficiosas para el organismo humano. En nuestros apiarios cosechamos miel del altiplano, que son de flores variadas como el naranjo, el mirasol, el tacote y la multiflora. Esta miel es muy clara, muy untable y cristaliza suave, casi como crema. Cualquiera que sea la procedencia de la miel hay que aprender a degustarla y a disfrutar su único e incomparable sabor. Cada miel tiene sus particulares propiedades y sabor diferente. Es importante recordar que la miel debe consumirse pura, así como sale de la colmena, extraerse por fuerza centrífuga, sin utilizar métodos de calentamiento, ya que al llegar a más de 60 grados centígrados la miel pierde sus excelentes propiedades alimenticias, antibióticas y antibacterianas, además de que se alteran las enzimas y aminoácidos que contiene. Si al comprar una miel permanece líquida por mucho tiempo, quiere decir que ha sido calentada. La miel virgen cristaliza por su misma pureza: es un fenómeno natural. (Texto tomado del libro Apiterapia para todos Dr. Moisés Asís.)

  • Cobertura en Estados Unidos y América Latina
    ventas@latiatrini.com
    Tel: 52 (33) 3686 1953
  • Síguenos en nuestras redes