Apiterapia

La apiterapia es la disciplina que estudia (dentro de la medicina alternativa) el cuidado de la salud y el tratamiento y curación de las enfermedades mediante el consumo y la aplicación de los productos apícolas que son: Miel, propóleo, polen, jalea real, cera, larvas de zánganos y el veneno de las abejas.

Hace 6000 años los chinos recomendaban la miel en calidad de medicamento, las culturas egipcias, hebrea, griega, hindú, persa, romana y otras, no pasaban por alto las valiosas propiedades de la miel, cera, propóleo e incluso de preparados con abejas molidas.

La Apiterapia es una terapia que cura sin dañar, de manera natural, aprovechando los productos de ese increíble insecto que es la abeja.

Una terapia que permite al mismo organismo utilizar sus propias defensas y combatir las enfermedades.

En muchos países tales como Cuba, Chile, Argentina, Uruguay, Venezuela, Perú Rumania, Alemania, España, Rusia, y otros, estudian intensamente y hacen aplicaciones terapéuticas con todos los productos apícolas.

Con esto vemos que el hombre va al rescate de su entorno, a establecer un mayor intercambio con él, estudiar las leyes de la naturaleza y darle paz, equilibrio, a cambio de mejor aprovechamiento de los recursos naturales que la misma nos brinda.

La nobleza de los productos de las abejas, que son productos de energía vibracional que al entrar al cuerpo, estimulan, equilibran y favorecen a una buena salud, convierte a la Apiterapia en una alternativa viable de salud para la humanidad.

Los productos de las abejas, son antioxidantes, germicidas, bactericidas, fungicidas, estimulantes del sistema inmunológico, antinflamatorios, cicatrizantes, energéticos, nutritivos, por mencionar solo algunas de sus propiedades terapéuticas.

Y lejos de tener contraindicaciones, se pueden tomar paralelamente a los tratamientos alópatas, para estimular el sistema inmune y que el paciente no se debilite por los antibióticos.

Salvando a las Agroindustrias.

Por otro lado, la Apiterapia es una solución viable para nuestros países del tercer mundo, ya que estimula también la apicultura, las agroindustrias y todo lo que rodea a este tipo de empresas saludables que generan también muchos empleos.

En el mundo entero existe mucha demanda para todos los productos apícolas.

Todo alrededor del insecto más benéfico y productivo para la humanidad: La abeja, que también, al igual que el ser humano corre peligro de extinción debido al calentamiento global, los plaguicidas, los teléfonos celulares –que descontrolan sus sistema de orientación- y estamos ante un problema de enormes dimensiones, ya que si la abeja desaparece del planeta –como dijo Einstein- el ser humano en cuestión de pocos años, desaparecería también. Recordemos la labor de polinización de la abeja, que gracias a ella, que poliniza el 80% de los frutos y flores del planeta, el ser humano come.

La afirmación de Albert Einstein no está descabellada, la abeja es la responsable de la polinización de casi todo lo que comemos. Cuidemos pues, a la abeja y sus productos, que son definitivamente una alternativa viable, económica y saludable para todos los problemas de salud que actualmente padecemos los seres humanos.

Los productos apícolas son alimento, medicina y también, nos ayudan a mantenernos bellos y saludables. (Texto tomado del libro Apiterapia para todos Dr. Moisés Asís.)